CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

lunes, 20 de mayo de 2013

Día 377: Semana movidita (Trabajar en Suiza)

Propicios días desde Suiza. Esta semana hemos tenido mucho movimiento en el tema laboral. Estoy más animado porque he sido entrevistado por dos agencias de trabajo (cosa realmente complicada aquí), he tenido una cita con mi consejera del paro, y una  entrevista “real” con una inmobiliaria de la zona.  De momento nada claro pero en comparación con el resto de semanas, el movimiento de ésta, hace que me dé por satisfecho.

 

Este pasado día 9 fue fiesta en toda Suiza, cosa más que rara. Decimos que es raro por el hecho de que sea a nivel nacional, porque aquí parece que cada cantón es un país diferente.

Aprovechamos la jornada –no lectiva- para hacer aquello que, en mejores tiempos,  más nos gustaba, hacer de turistas. Nos “perdimos” por el casco antiguo de Ginebra, que es de lo más bonito que tiene la ciudad. En la catedral, comentamos que si esas piedras pudieran hablar y contarnos toda su historia, sería increíble lo que nos contarían. Fue ahí cuando decidimos frotarnos contra las piedras -como si del rito de apareamiento del guacamayo azul se tratase- para ver si captábamos para nosotros un poco de la buena energía que se respira en dicha catedral.


 

Además, decidimos todos pedir un deseo; yo, como es lógico, pedí un trabajo, Isabel pidió salud para los tres y Laia… un huevo kínder “la jodía”. Que gusto da ser niño, sin preocupaciones, sin estrés, sin jefe, sin saber quién es Rajoy ni ZP... Sus mayores pasiones son el queso y el chocolate así que os podéis imaginar cómo le sienta a la señora lo de vivir en “La Suiza”.

 
 

Paseamos por el lago para ver los numerosos patos y cisnes que pueblan el mismo (a Laia le chiflan), hicimos el indio, pedimos deseos, jugamos, nos comimos un heladito… un muy buen día de desconexión de tanta “kk”.

 

Recorriendo la ciudad, nos dimos cuenta como en un día festivo, las terrazas estaban abarrotadas, los restaurantes, las heladerías, etc. Ves a la gente con una tranquilidad económica verdaderamente envidiable.



 

El resto de la semana hemos estado haciendo vudú para ver si sale el sol, ya que el verano no acaba de llegar. Todo el mundo nos comenta que es absolutamente atípico el invierno y la primavera que estamos teniendo, ya que si bien no han sido duros, están alargándose demasiado en el tiempo.

A la que sale un poco el astro rey (Laia dice: “Papá estamos en España”) todo ser viviente se lanza a la calle a correr, pasear, ir en bicicleta, hacer un picnic, etc.

Nos ha sorprendido muchísimo que, al pasear a “Rey” (nuestro perro Boxer), hemos podido observar que en cuestión de unos pocos días la hierba se ha disparado y ya no podemos jugar a tirarle la pelota porque es casi imposible encontrarla, y más que un perro parece que tenemos un canguro, como veréis en este video.
 

La naturaleza tiene un “algo”, difícil de describir con palabras. Laia dice que vamos al “bosque mágico”, al río, a coger flores, pisar charcos, llenarse de barro hasta las trancas, mirar los caballos, las vacas, las ovejas, las cabritas, etc. Le pone nombre a todo lo que ve, y a través de sus ojos, compartimos una pizca de la felicidad que ella claramente desborda, ajena a la odisea que viven sus padres.

 


En el grupo de Facebook se ha creado cierto revuelo por el hecho de hacer el grupo cerrado, en lugar de abierto como había sido hasta ahora. Decidimos hacerlo cerrado a petición popular, aunque parece ser que nos avanzamos porque ha habido otra petición popular para que sea abierto con lo que, someteremos a votación el deseo de la mayoría.



 

CURIOSIDAD:

En los parques infantiles, en lugar de colocar como en España esa alfombra acolchada que debe valer un riñón y parte del otro, los suizos ponen virutas de corteza de árbol. El efecto “colchoneta” es el mismo. Lo único malo es que a diferencia de España, aquí el Ayuntamiento no tiene que gastarse 1 millón de euros y justificar que han sido dos millones (sarcasmo a nivel máximo).

 

INFO PRÁCTICA:

Cambiar las placas de la matrícula. Desde que se obtiene el permiso de residencia, es obligatorio (sin tiempo de margen) cambiar las placas de matrícula de las españolas a las suizas. Debéis ir a la aduana a solicitar el formulario que justifica que os mudáis a Suiza (para que no os cobren impuesto de matriculación por importación de vehículo) y acudir a tráfico. Ahí os harán una revisión al estilo ITV, os cobrarán unos 500.- y os entregarán las placas ese mismo día. Sé que muchos de los que ya estáis aquí estáis esperando que caduque vuestro seguro español para hacer el cambio pero… si os paran os puede caer una multa de más de 1.000 francos.


 

 
EXPERIENCIA PERSONAL:

Vamos a incluir en el blog, a partir de hoy, la experiencia de quien quiera compartir con los demás sus idas y venidas desde que vino a Suiza, haya encontrado trabajo o no. Desde aquí os invito a que nos enviéis vuestras historias, y así poder publicarlas en este espacio. Creemos que otros puntos de vista pueden ser interesantes y pueden lograr que un mayor número de personas se sientas identificadas con la “situación”.

Podéis enviarnos vuestra historia personal a info.mevoyasuiza@gmail.com. Si deseáis contar vuestra historia pero preservar vuestro anonimato, no tendremos inconveniente en publicarlo.  

 

FRASE DEL DÍA:

Las cosas son lo que son, y no lo que a la gente nos gustaría que fueran (by Armando Gómez).

DEDICATORIA:

El blog de hoy queríamos dedicárselo a dos personas, Laura Eli y Da Neta. A Laura, a la que tuvimos la suerte de conocer esta pasada semana en su llegada al aeropuerto, desearle toda la suerte del mundo en este comienzo de aventura. A Da Neta, a la que esperamos conocer en breve, darle nuestra más sincera enhorabuena por haber conseguido el anhelado trabajo y transmitir al resto que… sí, se puede!