CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

miércoles, 24 de abril de 2013

Días 349-358: El Gafe (Trabajar en Suiza)


No me considero una persona supersticiosa (porque dicen que da mala suerte, J) pero llevamos una racha negativa que… solo puedo pensar: “ Qui mets sa jambe sur moi, pour que je ne lève pas la tête?”

 
Como todos sabéis hace ya tiempo que lo pasamos mal, pero esta última semana ha sido para olvidar. Las cosas buenas que estamos esperando a ver si caen, no acaban de suceder y las malas, nos llueven a diario.

Isabel lo enfoca desde otro punto de vista, que también voy a contar, más adelante.

Primero quería empezar con un tema muy diferente, el tema del idioma.

Haciendo balance, mi francés cada día es mejor, incluso puedo decir que en una conversación ya estoy totalmente cómodo. Yo tengo la suerte de que no me cuesta demasiado esfuerzo recordar las palabras, las expresiones, etc. o al menos no me cuesta tanto como a la mayoría (no es presumir, hay mil cosas que se me dan mal pero el idioma no es una de ellas). Isabel, por ejemplo, lleva 8 meses en Suiza y tiene que soportar los típicos: “¿pero aún no lo hablas?”, porque vive en una mini-España aquí en Suiza. Ella quería hacerlo bien, ir a una escuela donde le enseñaran francés, con un horario, un profesor, un temario a seguir, etc. pero al perder yo el trabajo y tener ella que hacer un porrón de horas ha sido imposible. En el bar que trabajaba era 100% ambiente español y la casa donde cuida a los niños es una familia catalana así que… influencia francesa cero patatero. Aquí las escuelas son caras y aparte hay que tener el tiempo para poder asistir a clase y que sea compatible con tus horarios. De todos modos, el tema más importante es el económico, porque se va un dinero que hoy por hoy, no nos podemos permitir. Así pues, ella no habla francés con nadie y cuando llega a casa por la noche, está agotada en lo físico y lo mental como para ponerse a “estudiar” teniendo en cuenta que luego llega a casa y más faena que tiene que hacer. Muchos pensaréis que vaya mantas estamos hechos mi cuñado y yo de no ayudarla con las tareas domésticas. De hecho es un pacto al que llegamos ella y yo (propuesto por ella) para que nosotros nos dedicáramos, desde las 7 de la mañana hasta las 8 de la noche a la búsqueda integral de trabajo, así que no le queda tiempo para nada.

 
El “ir tirando” y entrar en un bucle de no aprender el idioma, NO PUEDE SER y ella misma me ha pedido ayuda con esto. Si se espera a que yo encuentre trabajo, o al momento en que podamos disponer del dinero para poder invertir en su francés, para las clases, con lo lento que va todo aquí… pasarán dos años y aún no lo hablará. No me cansaré de decir que mi mujer es una máquina, y para muestra un botón: Se propuso esquematizarse la semana y se ha programado su día (y el nuestro), levantándose más pronto y acostándose más tarde, de culo todo el día para “robar” ese tiempo que necesita.


 
Yo soy quien le da las clases, así es más barato porque yo solo le cobro en especias… J cosa que me va genial porque además de repasar la base gramatical de francés, me encantan las especias, jejeje. Cuando a alguien le cuesta tanto algo como aprender un idioma, es aún más digno de mención el esfuerzo y empeño que pone Isabel en lograrlo, obviando su fatiga mental y por supuesto la física, no deja de sorprenderme la pedazo de mujer que tengo.

Cuando las cosas no van como uno pensaba y son mucho más difíciles, y aun así se comporta como una luchadora nata, optimista, enérgica y siempre con una sonrisa en la boca… sigue así cariño que es imposible que fracasemos con esta actitud.

El martes fue Sant Jordi, una festividad que en Cataluña se celebra de modo muy especial, ya que la leyenda del mismo da origen a la bandera catalana. Resumiendo, de la sangre del dragón que el caballero St. Jordi mató para liberar a la princesa, brotaron unas preciosas rosas rojas. Para los catalanes, St. Jordi es el día en el que recordamos nuestro amor. Los hombres regalan rosas rojas a sus mujeres (esposas, hijas, hermanas, etc.) y las mujeres les regalan a sus hombres un libro. Es una maravillosa costumbre que pese a tener un trasfondo claramente comercial (venta de libros y rosas), goza de gran tradición y está muy enraizada en la sociedad catalana. Nosotros, por supuesto, lo celebramos como se merece. Yo le regalé a mi dos chicas (mi mujer Isabel y mi hija Laia) no una flor sino un ramo de rosas y ellas me regalaron un libro en francés sobre una de mis hobbies, la Astronomía.




 
Volviendo a lo del gafe, y lo negativo de nuestra semana, os preguntaréis que es lo que ha sucedido.

PRIMERA PUT…: Isabel, a la vuelta de España, tuvo un pequeño percance de salud, que por suerte como diría ella no fue nada, pero provocó que por orden del médico, tuviera que aplazar dos días su vuelo Barcelona-Ginebra con lo que tuvimos que pagar otro pasaje para ella y para la pequeña.

Resultado: 350 € adicionales de billete de avión (por cogerlo solo con tres días de antelación) + 200 € de la consulta médica privada.

SEGUNDA PUT…: Mi cuñado Antonio y yo, en la búsqueda de trabajo, andábamos por Ginebra con su furgoneta y en mitad de la ciudad, con su caótico tráfico, la furgoneta se murió! El servicio de asistencia la llevó al mecánico de donde vivimos y nos dice el mecánico que se ha roto la correa de la distribución y hay que cambiar motor.

Resultado: 7.800 € "mú fresquitos, mú ricos" de reparación (lo que nos hace pensar en tirar la furgoneta, claro está) +  la cara de gilip… que se nos quedó.

TERCERA PUT…: Esa misma noche sube el vecino de abajo para decirme que hay que volver a llenar la caldera de fuel. En seis meses hemos puesto ya 1.700 €, que es lo que me dijo la propietaria que debíamos gastar en todo un año.

Resultado: Un mínimo de 550 € de fuel que hay que abonar antes del final de la semana. A estas alturas teníamos ya cara de muy gilip…



CUARTA PUT…: Ayer, al pasar por una aduana, nos paran para hacer un control rutinario. Tres horas de reloj!!!   Después de registrar y cachear hasta los bolsillitos de mi hija, me dicen que he cometido una infracción muy grave. Al preguntarles el qué… me dicen que llevo la Vignete mal enganchada. La “vignete”, para el que no lo sepa, es la pegatina que hay que colocar en el vidrio delantero del vehículo a modo de ITV, para indicar que has pagado los 40 francos que cuesta, y de ese modo poder circular gratuitamente por las autopistas suizas. Resulta que yo la tenía pegada con celo, pensando en que podríamos necesitar cambiar de coche (el nuestro está muy viejo y castigado) y de ese modo aprovecharíamos la misma vignete. Pues resulta que eso es una infracción muy grave. Me pusieron una denuncia, de la que me comentaron que aún no me podían decir el importe, pero que así a bote pronto me iban a coger como depósito 500 francos!!! Aquí ya tenía cara de muy muy gilip… Le dije que no veía la diferencia entre llevarla pegada con su pegatina, que llevarla con celo y la mujer me lanzó una mirada que me hizo pensar en la famosa frase de Camilo José Cela que rezaba: “No es lo mismo estar dormido, que estar durmiendo. De igual modo no es lo mismo estar jodido, que estar jodiendo”. En este caso yo estaba dormido, porque la policía me estaba durmiendo. Les pregunté que, una vez me llegara la multa a casa y la fuera a pagar, cómo recuperaba ese depósito. Me contestaron que no entendían eso de recuperar, que la multa sería de 500 .- para arriba.

Resultado: Se me quedó cara de muy, muy, muy, pero que muy gilip…

Me cagüen Rajoy, en Zapatero, en los seguros médicos, en el mecánico que inventó las correas de distribución, en el policía aduanero que me puso la multa y en toda la población de Toronto!!!


 
Afortunadamente, ahí están nuestros amigos para hacernos una tartiflette divina de la muerte. Como somos unos tocinillos, por el estómago se nos van todos los males.


 

En cambio, Isabel, que por supuestísimo está tan nerviosa como nosotros, hace la reflexión de las cosas desde otra punto de vista. Según ella: “suerte que lo del médico me pasó en España y no aquí. Suerte que lo de la furgoneta os pasó en medio de Ginebra y no por la carretera, nevando, etc. Suerte que te multaron por lo de la vignete, y no pasó algo peor como te quitaran el permiso o me lo denegaran a mí.  

En fin, cada uno puede enfocarlo como quiera, de eso se encarga uno mismo. Nosotros preferimos enfocarlo positivamente (algo fácil de escribir y difícil de llevar a cabo). Lo difícil, como dice Isabel, es que cuando llegan las tormentas (en nuestro caso es el Huracán Katrina), pensar que siempre que llueve para. Es inevitable ponerse nervioso cuando ves los pagos que se nos vienen encima como extras de dinero, y ver que no entra la misma cantidad.



Tras éste video, como comprenderéis, a uno se le queda la sensación de que no tenemos derecho a sentirnos desdichados porque la vida no es tan de color de rosa como nos gustaría.

Nos cuenta nuestra amiga Zahra, que si aquí no lo conseguimos y no nos va bien, pues nos vamos a otro sitio y listo. Su manera de expresarlo, es un ejemplo de tranquilidad, madurez, sencillez y karma. La verdad es que tenemos salud que es lo más importante, lo demás tiene solución.

Si una cosa tenemos clara, es que no volveríamos a España, buscaríamos otro punto en el mapa, pero también tenemos claro que a día de hoy, de Suiza no nos sacan.

Cada visita que hacemos a nuestro país, vemos más claro que no es lo que queremos para nuestra hija, es triste pero es nuestra opinión.

Para todos los que nos escribís diciendo que volvéis, que no podéis seguir aguantándolo, que no os ha gustado, que añoráis vuestro país… os digo que no escribáis hablando de fracaso ni de pérdida. Al contrario, sois unos valientes por haber hecho el viaje, por lo que habéis soportado. No todos somos iguales, ni a todos nos afectan igual los cambios. Emigrar es muy duro y cada uno es como es, cada uno debe buscar su felicidad, esté donde esté.

Nos llegan historias de parejas que se han roto, porque a ella le ha gustado y a él no, porque la distancia que les separaba ha hecho mella en la relación, porque se dan cuenta de que cada uno quiere cosas diferentes… y mil historias que nos llegan a diario. Cada uno tiene su historia, y el querer volver a España, es una más de la lista.

CURIOSIDAD:

En el grupo de Facebook surgió una curiosidad (que trajo cola) comentada por Sara Vila. Al parecer, existe una ley “de dudosa aplicación práctica” que obliga a los suizos a llevar consigo, además de la documentación, 10 francos para imprevistos. Parece una tontería, pero como comprenderéis, después de lo que me ha pasado, YO NO ME LA JUEGO que a lo mejor por no llevar los 10 francos me cobran mil y me condenan a 3 años y 1 día de cárcel!!! J

 

INFO ÚTIL:

Esta semana me he apuntado al paro Suizo, para ver si de este modo aumentan mis opciones de encontrar un empleo. De momento parece muy recomendable, aunque voy a esperar a mi próxima reunión con mi consejero personal para contaros más sobre este tema.

El que pueda (ya sé que muchos no podéis porque sois chicos malos y estáis cobrando el paro en España) que lo haga. Te asesoran, te acompañan, te traducen, y lo más importante… te dicen que es lo que estás haciendo mal, para que puedas lograr tu objetivo. Lo “mismito” que en Spain… L

FRASE DEL DÍA:

Intenta ser tú mismo, porque los demás ya están cogidos (Oscar Wilde)

Hoy queremos dedicarle este post (aparte de a St. Jordi) a Antonio, mi cuñado, que es su cumpleaños. Felicidades cuñao!!! Él, no es lector del blog, ya que lo vive en primera persona y se me ha ocurrido que un buen regalo-sorpresa-broma sería que vosotros, el que tenga tiempo y no le importe, le envíe un mail felicitándole. Su mail es pinturasagranja@hotmail.com Me reiré mucho si le saturáis el mail, jajaja.