CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

sábado, 13 de abril de 2013

Días 315-348: Miedo (Trabajar en Suiza)

Disculpar por la tardanza, pero Isabel y Laia (mi mujer y mi hija) han estado unas semanas de vacaciones en España y yo he aprovechado para desconectarme del mundo, seguir buscando trabajo aquí para mí y para mi cuñado (obvio) y para estudiar inglés.

Después de asesorarme bien, me recomiendan que a la hora de postular para un puesto que creo puede responder a mi perfil, hay que dedicarle las horas que hagan falta (incluso un día entero si es necesario) a esa oferta. Entrar en la página web de la empresa que ofrece el puesto vacante y estudiar esa empresa, hasta el punto de que seamos capaces de poder describir a la perfección a que se dedica esa sociedad, que servicios ofrece, etc. Una vez estudiado a fondo esa empresa (y la competencia en su sector), redactar la lettre de motivation evidenciando en ella nuestro conocimiento de la misma. Pensad que en RRHH reciben tropecientosmil cv’s a diario y debemos poner algo que marque la diferencia entre un cv descartado, y otro que pasa ese primer filtro.  



Son 11 meses de lucha, determinación y entrega, que finalizan por agotarte a nivel anímico.

Quería empezar este post diciendo que estamos luchando, siendo optimistas y pacientes. Este post quiere trasmitir como me siento, la lectura que hago mirando atrás, desde el día que llegamos hace 11 meses hasta el día de hoy.

Pese a ser positivo y estar decidido y tener claro que Suiza no me va a ganar la partida… uno no deja de sentir miedo y pensar que quizás las cosas están saturadas aquí, y tal vez lo inteligente sería buscar otro destino en el mapa para arrancar esa vida llena de oportunidades que quiero para mi hija. Tras este período de reflexión lejos de mi hija y mi mujer, puedo decir que sigo “creyendo en Suiza”, sigo teniendo fe en que hay un lugar aquí para mí, mi familia, y los casi 1.500 amigos del grupo de Facebook.



Tenemos que felicitar a Paola Lorena, por encontrar el empleo que tanto buscaba. Quiero darle las gracias por habernos llamado para hacernos partícipes de su logro. Felicidades Paola, te lo mereces.

Isabel, tras su “retiro espiritual” en España, ha venido con las pilas cargadas y llena de energía, con muchas ideas de cómo hacer “flotar el barco”.

En ocasiones, el cambiar de aires y ver las cosas desde otra perspectiva, ayuda a aclarar la mente, ya que sin querer, los pensamientos después de tanta lucha y pasar momentos difíciles, suelen desembocar en desesperación, negatividad, frustración… y nubla la capacidad para tener nuevas ideas, pensamientos frescos y positivos.

Yo cada vez lo veo más claro, que cuando las cosas se ponen difíciles en la vida, puede ser por mil razones, que cada uno de nosotros tendremos una diferente.  En mi opinión, las decisiones que tomamos en el transcurso de nuestras vidas pueden ser buenas, a veces malas y en ocasiones nefastas, pero todo ello es un aprendizaje, que nos ayuda a mejorar, a hacernos más fuertes y a aprender a querernos más a nosotros mismos, aceptándonos tal y como somos. Nos ayuda a tener claro lo que queremos y lo que deseamos y luchar por ello.

Para mí la clave es INTENTAR DISFRUTAR DEL CAMINO, arriesgando cuando lo creamos conveniente, e intentando superar nuestros miedos, dudas e inseguridades y pensar que lo que más queremos ya lo tenemos, que somos yo, mi mujer y mi hija. Así todo se hace más fácil, y lo digo porque este último mes he estado hundido, he estado cansado, negativo, ansioso… y un largo etc de cosas que nunca te llevan a ninguna parte salvo a sentir miedo de no poder afrontar el reto que la vida nos ha puesto.

Os voy a explicar a qué me refiero… Isabel, de vuelta con Laia cogieron un avión Barcelona-Ginebra. En este vuelo pasó miedo. Cuando hablamos sobre el por qué ha ido cogiendo miedo a volar con el paso de los años, ella tiene su propia teoría. En estos últimos años, las preocupaciones que ya todos sabemos nos han ido haciendo mella. Recuerdo unas vacaciones por Estados Unidos en las que cogimos más de 7 aviones diferentes en menos de un mes, y cómo disfrutamos cada uno de esos vuelos. En uno de esos vuelos vimos la película “Air Rage”, que trata sobre un avión de pasajeros que se estrella. Evidentemente yo pensé que era poco apropiado para la situación, pero Isabel disfrutó del trayecto y le encantó la película. En esos tiempos, todo nos iba bien y recuerdo a una Isabel muy segura de sí misma. ¿Cuándo llegaron los miedos? La vida a veces te da un revés (en forma de pequeña turbulencia) y eso te hace pensar,  ¿Qué me puede pasar? Todos esos pensamientos negativos hacen que entres en una espiral de malestar, miedos e inseguridad.



El caso es que en este vuelo de vuelta, las turbulencias estaban a la orden del día. El capitán avisó de que estaban atravesando una zona de vientos huracanados muy fuertes y que intentaran mantener la calma. Unos minutos que se hicieron muy largos, hicieron que la gente pasara un mal trago. Esta es la cara negativa de la moneda, mientras que la positiva… los saltos continuos y bruscos que sufría el avión, hicieron que Laia se lo pasara pipa como si estuviera en los columpios. Empezó a reírse a carcajadas y todas las personas de alrededor (que también estaban aguantando la respiración), se contagiaron de ella, la gente se relajó, e Isabel me cuenta que hubo un momento en que vio Vida en los ojos de Laia, positividad y energía que tienen los niños, que no saben lo que es el miedo o la ansiedad. Isabel me cuenta que fue fantástico, ya que ella trabaja mucho en ella misma. Añora lo que era sentirse bien, tranquila a nivel económico. Ahora intenta vivir el día a día sin olvidarse del niño que todos llevamos dentro, disfrutar de amigos y familia, de las pequeñas cosas.

Quería hacer un post sincerándome, explicando cómo me siento, explicando que tengo miedos, para todos (nosotros y vosotros) los que estamos luchando y de vez en cuando nos viene ese malestar, el miedo, el cansancio, la desilusión, el desgaste en pareja y en uno mismo.




Abramos los ojos y no nos dejemos invadir, luchemos, trabajemos para que no sea así, ánimos a todos, podemos y lo conseguiremos!!!

CURIOSIDAD:

Armando esta semana ha recibido una visita muy especial, ha venido a verle Montse, su novia, ya que cumplían 9 años juntos. El lunes fueron a Chamonix, con el objetivo de subir a l’Aiguille du Midi y contemplar el Montblanc.



A las 8:30h cogieron el bus en la Gare Routiere en Genève, cerca del puente de Montblanc. El precio es de 55 euros ida y vuelta, o 78 francos (en este caso sale mucho mejor pagar en euros). El trayecto es de 1 hora y 30 minutos aproximadamente. Al llegar a Chamonix (1.030 m) compraron el billete de los dos teleféricos que les llevarían a l’Aiguille du Midi (3.842 m). El precio del teleférico es de 50 euros ida y vuelta. Había mucha gente y tuvieron que esperar una hora y media para subir, así que dieron una vuelta por el pueblo, que según Armando no tiene desperdicio, sobre todo para los amantes de los deportes de montaña.

Después subieron al teleférico para hacer el primer tramo de 8 minutos.



Armando: “Nuestra más sincera enhorabuena a la persona que se le ocurrió poner un cable de arriba abajo con una cabina de hierro colgando, teniendo en cuenta la inclinación, el clima de la zona, la distancia, etc. Esa persona era una soñadora, que consiguió lo que quería.



El segundo tramo también es de 8 minutos y te lleva hasta los 3.842 metros de altitud. Ojo a los que tengan vértigo, es impresionante y también hay que prestar atención al mar de altura, ya que al llegar arriba es normal sentir un ligero mareo y agotamiento al intentar subir unas simples escaleras. Cabe destacar que el lugar está totalmente habilitado para acceder con silla de ruedas. En la cima hay una cafetería, baños, un museo de alpinismo y varias terrazas-mirador para disfrutar de una panorámica de los Alpes de 360º. La sensación es difícil de describir, ya que te sientes como si tocaras el cielo, todo es tan grande, y tú te sientes tan pequeño… Es un lugar mágico, único e incomparable. El día era precioso, un sol tremendo y nada de aire, de manera que se podía ver hasta donde alcanzaba la vista.



Es una excursión muy recomendable y aunque un poco cara, si se puede merece la pena.

A las 16:45h cogíamos el bus que nos llevaba de vuelta a Genève, muy cansados pero contentos”.



INFO ÚTIL:

El carnet de conducir suizo, no hace falta renovarlo nunca. Desde el momento que se llega a Suiza, se dispone del plazo de un año para convalidar el permiso de conducir español por el suizo. El trámite es tan sencillo como ir a una óptica (para la revisión ocular) en la que nos cobrarán unos 20 francos, e ir al Servicio de Automovilismo y la Navegación con dos fotos de carnet y 150 francos para tasas. Con esto dispondremos del carnet de conducir suizo que como ya hemos dicho, es vitalicio. Ojo que si se pasa ese plazo de un año para convalidar, tendremos que sacarnos el carnet desde cero, ya que habremos perdido el derecho a conducir en territorio suizo con nuestro permiso español.



FRASE DEL DÍA:

La inteligencia es lo que usas cuando ya no sabes qué hacer (Jean Piaget, Filósofo y Psicólogo suizo).



Le dedico este post a mi luz, mi vida, la que me arranca cada mañana una sonrisa, la que cada día me enseña algo nuevo, la que saca lo mejor de mi ser, mi hija Laia, que acaba de cumplir 3 primaveras.