CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

lunes, 10 de diciembre de 2012

Días 217-222: San Nicolás (Trabajar en Suiza)

Ha vuelto a caer esa mier… blanca!!! que semana hemos pasado... El fin de semana, Isabel llegaba de trabajar en el ADN de madrugada y venía a 20 km/h, no veía la carretera, estaba todo tan sepultado por la nieve que por momentos pierdes la orientación del camino ya que de noche, si todo es blanco no tienes referencias en las que apoyarte. Al llegar a casa, la pobre no podía entrar el coche y se encontró literalmente en medio de la carretera, a las tantas de la madrugada, anclada en la nieve. Salió del coche nevando mucho, cogió la pala y media hora sacando nieve, para poder avanzar y dejar el coche medio colocado en la zona de aparcamiento.
 

 
 
Algunos trucos que nos hemos ido dando cuenta y que nos han contado para la nieve son:

Si el coche duerme fuera en la calle, hay un plástico que se coloca encima del cristal, y se agarra con unas ventosas al interior del vehículo, así no tienes que rascar, no se congela el cristal y si ha nevado sacas la nieve en un plis-plas.

Llevar unas palas que hay plegables en el maletero, por si te quedas “clavado” en la nieve. Poner líquido anticongelante en el limpia parabrisas (que también logra que se congele menos el cristal).



Hay un tipo de palas que son grandes y más rectas, que sirven para arrastrar la nieve, empujándola hacia donde uno quiera. Van muy bien y te cansas la mitad.

Tema ruedas de invierno y cadenas… las ruedas de invierno son ABSOLUTAMENTE IMPRESCINDIBLES. Las cadenas, mucha gente dice que aquí no se usan, pero sospechamos que deben ser personas acostumbradas a moverse por la ciudad. Es verdad que durante el día no paran de limpiar carreteras y caminos, pero si vives fuera del casco urbano, creemos que son indispensables también en el maletero, que más de una vez te pueden sacar del apuro, del miedo que aquí tenemos todos de quedarte tirado en medio de la carretera. Por ejemplo Isabel viniendo el otro día de madrugada nevando como nevaba, en las carreteras el quitanieves va limpiando, pero ya de noche NO y si nieva con esa intensidad en cosa de horas la carretera queda sepultada. En las subidas sobretodo estás perdido, ella tuvo que ponerlas.

Un buen truco para sacar la nieve del coche que nos ha contado nuestro amigo Javier (gracias!), es con una escoba!!! Desde hoy indispensable en nuestro maletero, ya que vas rapidísimo comparado con todos los otros trastos que venden.

Importante también quitar la nieve de las luces, delanteras y traseras.

Así es aquí la vida a partir de ahora.

El sábado por la mañana salió el sol, era bonita ver toda la calle llena de vecinos saliendo de sus casas con las palas sacando nieve del jardín, para poder pasar, mientras los niños se divierten con la nieve y haciendo snowball’s (en francés denominados bonhome de niege), es decir, el clásico muñeco de nieve.



Podemos decir que lo hemos pasado un poco mal, por los nervios de conducir y ver hasta qué punto la nieve puede afectar nuestra vida cotidiana. Por lo demás estamos habituándonos a ello y lo llevamos bastante bien, nos gusta.

Con la nieve llega la Navidad y conociendo las costumbres de aquí, fuimos a un pequeño pueblecito llamado Marchissy para ver a San Nicolás (Papa Noel) y nos lo pasamos en grande, que bonito!

Subimos de noche hacia a la montaña, todo nevado, a través de un estrecho sendero que alguien se había ocupado de hacer con una pala. Ese paso estaba guiado con una especie antorchas de fuego (troncos de un metro de alto cortados de modo que el fuego se crea en el interior y hace las veces de farola iluminando la zona) encendidas por todo el camino. Esa era la luz que nos mostraba el camino hacia Papa Noel. Después de marchar unos 20 minutos (con las linternas de los móviles por medio del bosque al más puro estilo “La bruja de Blair”) llegamos a una zona, con una gran fogata, y con una caldero enorme encima sostenido por tres postes de madera (a modo poción mágica de Asterix y Obelix).




Ese caldera contenía un te calentito, que los lugareños regaban con un poco de Ron (lo de “un poco” es una apreciación totalmente subjetiva, jejeje).

En total debíamos haber unos 20 adultos y otros tantos niños. San Nicolás (Papa Noel) nos esperaba en este lugar, sentado en un tronco de madera, cerca del fuego y “atizándose” más de un té con ron que le proporcionaba esa nariz enrojecida tan característica (como se metía en el papel, que profesional! jajaja).

Cuando llegó Laia se volvía loca de contenta, “¡Ahí está Papa Noel!”. El ritual consistía en que los niños se sentarán en el regazo del gordinflón, le cantaran una canción y entonces éste les obsequiaba con una bolsa de lo que ellos llaman chucherías (formada por una mandarina, varios cacahuetes con cáscara, algunos sugus y un paquete de lacasitos). Después, San Nicolás le comentó a Laia que fuera buena y esperara a Navidad para que le llegaran los regalos que había pedido.



El entorno, la puesta en escena, y el ebrio Santa Klaus, hacían que los niños creyeran completamente en el sueño Navideño. Al acabar de entregar chuches a todos los pequeños, San Nicolás se marchó y pasamos al turno de los mayores; había pasteles a borbotones, comida típica de aquí que no sabríamos describiros, el té con ron… magnífica velada.

En ese ambiente, en la montaña, con la sola luz que ofrecía el fuego, con la nieve....el bosque estaba precioso e incluso los adultos nos sentimos partícipes de la magia del momento.

CURIOSIDAD:

Durante esta semana todas las pastelerías de Ginebra están adornadas con figuras de una caldera de chocolate con el escudo de la ciudad, que guarda en su interior chocolatinas por doquier. Estos días se celebra la fiesta de la “Escalade”. Cuenta la leyenda que cuando Ginebra era República independiente, los Savollanos (Haute Savoie) quisieron invadirla de noche, aprovechando la complicidad que la oscuridad les brindaba. Parece ser que la cocinera estaba preparando algún “cocido madrileño” en una gran marmita (caldero) y los vio escalar por las murallas del castillo. Ni corta ni perezosa decidió volcar el contenido de la “marmite” sobre uno de los asaltantes. Sus gritos provocaron que la guardia se alertara, y pudieran repeler la invasión enemiga con éxito. Desde entonces, se celebra la fiesta de la “Escalade” en conmemoración a la defensa de Ginebra con la representación de esa marmita-caldero en forma de chocolate. `Dicta la tradición que la olla de chocolate deben romperla (para conseguir lo que hay dentro) la personas más mayor de la casa junto con la más pequeña. Una dulce costumbre!





SÚPER CURIOSIDAD:

Nuestra infinita curiosidad nos ha llevado a investigar el por qué lo llaman San Nicolás (o Santa Klaus en USA) y no Papá Noel. Lo que hemos descubierto… pone los pelos de punta.

El popular e inocente personaje de Santa Claus o “Papa Noel” como la mayoría lo conocemos, no siempre fue tan rojo y regordete. Aquí desvelamos el gran secreto de este personaje lleno de mercadotecnia que en un principio fue una causa noble. La imagen de su saco o costal es porque se cuenta que Nicolás de Bari ayudó a una familia venida a menos por la quiebra económica para realizar unas bodas, dejando sin que nadie se enterase un pequeño envoltorio con monedas de oro y la familia pudiera solventar los gastos de la boda.

Para sorpresa de muchos, resulta pues que los colores originales del Santo Nicolás eran verde y blanco, pero fue la mercadotecnia y publicidad de la empresa refresquera Coca-Cola, quien se encargaría de romper el esquema del santo y convertirlo en un vil producto de venta en los años 20, cuando decidió pintarlo del color de su producto y marca, rojo y blanco. Hasta la fecha sufrimos esta consecuencia.

 

Imaginaros a ese genio del marketing de Coca-Cola diciéndoles a sus hijos. “Escuchad hijos… ¿Os gusta Santa Klaus? ¡Pues me lo inventé yo!” Toma ya, eso sí que es un súper padre, eh!



Lo de Papá Noel viene del francés, ya que “Noel” en francés es “Navidad”.

INFO ÚTIL:

Es más que aconsejable hacerse miembro de un sindicato. Por la módica cifra de 21 francos mensuales, te asesoran y te pueden evitar muchos problemas, así como ahorrar una importante cantidad económica. Una consulta a un abogado puede costarte unos 80 francos por media hora. En el sindicato, me han asesorado en dos ocasiones, han tramitado cartas a mi jefe, llamadas telefónicas y si hay que ir a juicio, ellos me representan. Es especialmente interesante la consulta de nuestro contrato de trabajo, ya que pueden surgir cosas que no imaginamos, por ejemplo: al leer mi contrato, la asesora del sindicato me comentó que si yo utilizaba mi vehículo para trabajar, había una ley suiza que estipulaba que el patrón debía pagar la cantidad de 500 francos mensuales. También hemos sabido que desde enero de 2012 existe la obligación de tener 13 pagas anuales y no 12. Hay cantones en los que sí existe un salario mínimo (en Ginebra es de 3.600 chf). Ese tipo de cosas que un empresario aprovechado, no te contaría para ahorrarse unos francos en la clandestinidad. Sabemos que es difícil ser sindicalista en un trabajo en el que das gracias por tener, pero el abuso tiene sus límites, y yo os puedo decir que mi jefe ha abusado mucho de mí (en el sentido NO carnal, claro está J).

FRASE DEL DÍA:

Las fronteras no son el Este o el Oeste, el Norte o el Sur, sino allí donde el hombre se enfrenta a un hecho (Henry David Thoreau).

 

El post de hoy se lo dedicamos a DEVIN, el aprendiz de Zaskarrián que ha tenido a bien el nacer en estos días. Felicidades al Zaskarrián y a Stefanie!!!