CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

miércoles, 18 de julio de 2012

Día 73: Crack (Trabajar en Suiza)

Tanto hablar de seguro médico, y decir que de momento no es necesario ya que llevamos como dos años sin poner un pie en el hospital… ¿Quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza?

Pues resulta que hoy, Alberto, mientras trabajaba visitando clientes, bajando unas escaleras ha sentido un “crack” en la rodilla izquierda, y el resto del día ha estado con molestias. Hemos ido a ver a un amigo español que es fisioterapeuta y nos ha dicho que tiene toda la pinta de ser el menisco.



El problema que se puede generar con esto, si finalmente un médico corrobora el diagnóstico, es de proporciones megalíticas. Al margen de tener que ir al especialista y que nos saque los ojos por la visita, puede perjudicarnos y mucho de cara al trabajo.

Después de muchos años de hacer deporte, hemos sufrido todo tipo de lesiones, esguinces, roturas, torceduras, etc. y las que no hemos sufrido nosotros, hemos visto como compañeros las padecían. Por experiencia sabemos que, si se confirma una rotura de menisco, solo hay dos soluciones: reposo o cirugía + reposo. Uff…

Alberto lleva unas maletas que tiene un peso considerable con catálogos, productos, etc., y una lesión de este tipo puede imposibilitarle el ejercicio del mismo. Si el patrón se entera de esto, nos da la cuenta y a por otro!

Vamos a intentar llegar “vivos” al fin de semana y ver cómo evoluciona la sintomatología, visitar al facultativo y rezar para que sea un simple mal gesto.



Tenemos amigos que conviven con una rotura de menisco, afectándoles únicamente a la hora de realizar un esfuerzo físico exigente, como esquiar, running, etc.

Como curiosidad, deciros que más os vale no recibir una bronca suiza…

Sí, sí, bronca Suiza. Hoy hemos recibido una queja de la vecina de abajo (señora suiza de unos 80 años). Al regar las 30 plantas del balcón sobre las ocho de la tarde, hemos cometido el imperdonable error de dejar la regadera al lado de nuestro pie 15 segundos, lo suficiente como para tropezar y volcarla.

Buenoooooo, la que hemos liadooooo... resulta que en la terraza de abajo estaba la señora de 80 años con el plato principal de la cena en la mano y rodeada de sus hijos y nietos.

Aproximadamente dos litros de agua han caído sobre ella y la comida, sentimos no tener fotos del momento, ha sido espectacular. Resumiendo, que en dos segundos hemos dejado a la pobre señora empapada, y a los hijos y nietos sin cena.



La señora ha gritado bastante mientras nosotros nos queríamos morir.

No es para tanto no? Solo hemos hecho que la mujer este una semana resfriada y que todo el mundo se quede sin cenar...

Desde luego, la gente se queja por cualquier cosa !!! Jajaja

No temáis a la grandeza. Algunos nacen grandes, algunos logran alcanzar la grandeza, a otros grandeza les es impuesta y a algunos la grandeza les queda grande (William Shakespeare).

El post de hoy se lo dedicamos al Santo de los pacientes de “posible rotura de menisco”, para que se apiade de nuestros ligamentos cruzados.