CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

domingo, 8 de julio de 2012

Día 63: 40.000!!! (Trabajar en Suiza)

Seguro que muchos conocéis al personaje de cómic Titeuf. Él, y su creador Zep, son originarios de Suiza.



CURIOSIDAD: su particular cabellera representa al jet d’eau de Ginebra, homenajeando así el símbolo por excelencia de la ciudad. El creador de esta tira cómica narra la historia de unos preadolescenetes rememorando su infrancia y el nombre de Titeuf viene de contraer “pequeño huevo” en francés, en alusión a su ovalada cabeza.

Los hombres creen gustosamente aquello que se acomoda a sus deseos (Cayo Julio César)

CURIOSIDAD: una de las cosas más curiosas que hemos podido ver en Suiza, es también la primera cosa que no nos ha gustado de éste maravilloso país. En los colegios, o al menos en varios de ellos, el patio donde los colegiales salen a jugar, tienen unas valles que separan la propiedad privada de la vía pública que no superan los 150 cm de altura. Sería relativamente “fácil” poder acceder al centro escolar, o salir de él, con un mínimo esfuerzo. Es seguro que cualquier suizo pensará que no se corre ningún peligro pero lo cierto es que, a nosotros al menos nos crea inseguridad para con los pequeños, parecen desprotegidos ante el asalto de cualquiera. Estamos totalmente convencidos de que la criminalidad en Suiza es muy inferior a España (se nota en la poca presencia policial que observamos) pero tener poca criminalidad, no significa tener “cero” criminalidad. En fin, como os decimos, esto nos ha chocado profundamente.



Hoy hemos estado en Francia, cerca de la frontera Suiza para comer con unos amigos. Lo cierto es que la panorámica es preciosa, y se puede apreciar la similitud entre ambos países hasta el punto de pensar que son uno solo. Nos referimos a que la zona de habla francófona de Suiza, se parece a Francia en la estética de sus construcciones (casas y edificios), al igual que cuando nos acercamos a la Suiza de habla germana, deja muestras de una arquitectura claramente al estilo teutón, con influencias por supuesto de la vecina Austria.

No deja de ser paradójico el hecho de que un país que está en pleno centro de Europa, no pertenezca a la Comunidad Europea. Más aún si se tiene en cuenta que es el país donde más lenguas europeas se practican y estudian, y el que probablemente más nacionalidades tiene entre sus residentes. Es el país “no europeo”, más europeo de todos. Jajaja.



Sobre el tema de ser “frontalier”, ufff… es un tema espinoso del que no vamos a pronunciarnos, aunque si os vamos a dar la información que hemos podido recopilar. Hemos hablado con muchos de ellos y lo cierto es que nos gustaría saber el número exacto de personas que ejercen un trabajo en Suiza y habitan fuera del país, sea en Francia, Italia, Alemania, etc. Son muchísimas las personas que se encuentran en esa situación. De hecho, nos comentan que si por ejemplo se aprobara una ley hoy que dijera que mañana los frontaliers no pueden atravesar la frontera, se paralizaría gran parte del país.

Un frontalier paga mucho menos de alquiler de casa (3/4), una tercera parte de seguro médico, la comida y productos de primera necesidad más baratos (3/4), muchos menos impuestos, y así un largo etcétera.



Si ser “frontalier” es, desde el punto de vista económico, mucho más ventajoso… ¿Por qué no lo hace todo el mundo? Pues porque tiene también sus inconvenientes.

Al margen del dilema moral de no enriquecer al país que te da de comer, se deben tener dos cuentas bancarias (una en Francia y otra en Suiza), dos monederos (con francos y euros), dos móviles (para que no te cobren como llamada extranjera), mayores distancias quilométricas, etc.  Al no pagarse impuestos en Suiza, evidentemente, tampoco se tiene acceso a la prestación por desempleo aquí.



Nos ha comentado una amiga, que se dan situaciones curiosas por ejemplo en Basilea, que está arropada por tres países a saber, Suiza, Francia y Alemania. El frontalier “profesional”, trabaja en Suiza, vive en Francia y hace las compras en Alemania, toma ya!!! Todo esto para sacar el máximo partido económico a su estatus.

 La frase con sentido de hoy se la debemos a Confucio: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar en toda tu vida”.

El post de hoy se lo dedicamos a todas las personas que han hecho posible el alcanzar las 40.000 visitas en apenas 63 días, y a los 509 integrantes del grupo de Facebook.