CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

jueves, 5 de julio de 2012

Día 60: Malas noticias... (Trabajar en Suiza)

Problemas y gordos! Cuando por fin hay una buena noticia, nos llega el jarro de agua fría. Íbamos tan contentos con nuestro formulario de solicitud de permiso y en el momento de rellenar el campo “Adresse”(domicilio) nos encontramos con que no se puede hacer lo que queríamos hacer. Una buena amiga se había ofrecido a dejarnos su dirección para recepcionar el correo postal (el permiso lo envían por correo), bajo una modalidad llamada Care Off (como un apadrinamiento postal).

Nos han dicho que eso no se puede hacer, que o vivimos allí, o no vivimos allí. El tema es que lo de dar la dirección, va ineludiblemente ligado a poner mi nombre en el buzón, ya que si el cartero de turno no ve el nombre devuelve automáticamente la carta y ese permiso se cancela.

Al que esté pensando: “bueno pues pones la dirección de tu amiga como si realmente vivieras allí y ya está, no?” Pues no es tan fácil, porque aparte del buzón, parece que pueden averiguar las habitaciones del piso. En este caso son tres personas (matrimonio + hijo) en un piso de dos habitaciones, así que no es muy creíble meter un cuarto inquilino que duerme en el sofá. Supongo que lo hacen para que no haya “pisos patera” que permitan generar permisos a cascoporro.

Ya en su día, nos pusimos en contacto con otra amiga para el mismo tema, pero tiene el alquiler del piso subvencionado con ayudas del gobierno y las perdería si tiene otro inquilino declarado.

El tema es que sin dirección, NI PERMISO, NI TRABAJO, ni gaitas.

No sabéis como nos sentimos ahora, pero no se lo deseamos a nadie. Es como si hubiéramos estado 5 años como náufragos en una isla desierta (todo este tiempo buscando trabajo) y vemos que por primera vez en esos cinco años viene un barco y además se dirige hacia la playa (encontramos trabajo), pero el barco no nos ve y pasa de largo… ufff.



No tenemos idea de cómo solucionarlo. El patrón nos indica que somos nosotros los que debemos encontrar la solución y no él, así que…

El otro día, hablando con un amigo vi como estaba ilusionado con la repercusión del blog, me decía que le gustaba todo lo que leía, etc.

Entonces me di cuenta de lo que pasaba y le comenté: “No te enfades por lo que voy a decirte pero… veo que para ti leer este blog te gusta porque es como una historieta divertida, una aventura, como ver una película en el cine, solo que tú conoces al protagonista real. Pues lo que para ti es una aventura, para mí es mi vida, y te puedo asegurar que en los últimos tiempos no tiene mucho de divertida, ni de aventura, por mucho que nos esforcemos en ver el vaso medio lleno”. Hoy es claro ejemplo de lo poco divertida que puede resultar la cruz de la moneda.

Hasta el día de hoy, muchas son las personas que nos han ayudado libremente, sin que nosotros se lo pidiéramos y por ello estaremos eternamente agradecidos. Hoy, hemos tenido que pedirle a un amigo que vive en Francia pero que tiene a más amigos aquí, a ver si podía echarnos un cable con este problemón que nos ha machacado el ánimo. Aunque como comprenderéis, que nuestro amigo le pida a sus amigos que le hagan este favor a alguien que ni conocen…eso es una misión casi imposible.

No se vosotros pero a nosotros se nos hace un mundo ponerte delante de alguien y decirle: “Oye, te importaría que pusiera tu dirección para la solicitud del permiso? Ah! Y otra cosa… tienes que poner mi nombre en tu buzón, justo al lado del tuyo.”

En fin, nos encomendamos a Dios, o al Bosón de Higgs, o al patrón de los desesperados para ver si encontramos la manera de poder cumplir el sueño, ahora que está tan cerca.

El post de hoy se lo dedicamos a esa amiga, que sabemos que ha hecho todo lo posible por ayudarnos, pero que no ha podido ser.