CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

viernes, 29 de junio de 2012

Día 54: No me quedan fuerzas... (Trabajar en Suiza)

No nos quedan fuerzas… para rendirnos!!!

Hoy Alberto ha hecho la entrevista que os comentamos el otro día. Ha ido bien, muy bien. De hecho el patrón quiere contratarle al 90% (según sus palabras). Alberto, viendo el panorama que últimamente nos rodea y viendo el gran interés que el empresario ha mostrado en él, ha querido “hacerse fuerte” y le ha hecho una serie de exigencias que tiene para poder empezar a trabajar con él.

Esto a alguno le puede parecer de otro planeta, pero es que en Suiza funcionan así. Si te ofrecen un trabajo y “se te ve el plumero” de que estás loco por que te contraten a cualquier sueldo, con cualquier horario, para cualquier trabajo… no te contratan.



Si lo pensáis bien y os ponéis en la piel de un rrhh, tiene su lógica. Por poner un ejemplo hipotético, yo soy el responsable de RRHH de una empresa; me viene un chico que es ingeniero informático y se ha postulado para la oferta de trabajo que yo he publicado, y que se trata de estar en la sección de informática de unos almacenes tipo MediaMakt. Bajo la óptica a la que estamos acostumbrados en España, parece un buen candidato. ¿Quién mejor que él puede asesorar a un cliente sobre ciertos productos informáticos?

El candidato empieza a decirme que le da igual si el sueldo es bajo, que él puede hacer las horas que hagan falta, y que si tiene que estar en otro sector, o en el almacén, que está dispuesto a coger lo que sea. Error!



Yo, como recrutador pensaré: “Este chico quiere éste trabajo o cualquier otro. Necesita trabajar para ingresar dinero urgentemente, pero cuando encuentre de lo suyo, abandonará el barco”.

Lo que este candidato debería decir (bajo nuestro punto de vista): “ Pues resulta que siempre he trabajado en puestos muy diferentes, pero la atención al público es algo que siempre he echado de menos en mis anteriores empleos, porque me gusta poder asesorar a los clientes. De todos modos, tengo una serie de preguntas que hacerle. ¿Ofrecen ustedes algún plan de carrera? ¿Nos brindarían formación continuada?”. El candidato demuestra interés real por el puesto a largo plazo.

Los españoles tenemos la sensación que hacer preguntas es contraproducente.



Los suizos, quieren a gente seria y como tal uno debe hacerse valer.

Decimos esto porque a Alberto le ha costado un mundo hacerlo (sigue con mentalidad española). Quería el trabajo a cualquier precio, con cualquier horario, como fuera, pero… se ha plantado delante del patrón, ha puesto cara de póker y le ha plantado una serie de exigencias para que quedaran claros ciertos aspectos del trabajo, a fin de no dejar ningún cabo suelto. Le ha apuntado una lista de 23 preguntas!!! Incluso le ha preguntado que, los días de vacaciones que le pertenecerían, en qué fechas la empresa estaba dispuesta a otorgarlos (por si la empresa en cuestión, tiene una temporada baja de venta).



Sinceramente, cualquier empresario español se habría levantado de la mesa y le hubiera echado pensando que: ”este no quiere trabajar…”, cuando en realidad lo que ocurre es que no quiere que le exploten (que es lo que busca el empresario español).

Pues el empresario suizo, ha estado ENCANTADO con la batería de preguntas y exigencias que Alberto le ha planteado. Le ha dicho que antes de miércoles le tendrá preparadas todas las respuestas y que entonces Alberto debe decidir si quiere comenzar o no, para así poder el empresario tomar la decisión final.

¿Qué si me interesa? Mmm… no sé… pues claro hombre!!! Jajaja.



Esto demuestra que el empresario busca a una persona seria. ¿Cómo mejor demostrarlo que siendo sincero y serio? No podéis parecer desesperados aunque lo estéis, o mejor dicho, aunque lo estemos! Éste es el consejo que nos dio nuestro amigo Tono y hoy Alberto lo ha puesto en práctica, y ha sacado petróleo!

Bueno, lo cierto es que tampoco lanzamos las campanas al vuelo por que el trabajo en cuestión es solo para el verano, así que mientras tanto Alberto continúa buscando un trabajo fijo. Éste trabajo es de comercial y le viene muy bien para obtener experiencia en Suiza, tener permiso e ingresar dinero por supuesto.

Pero aunque no sea el trabajo fijo que buscamos y tengamos que seguir luchando… NO NOS QUEDAN FUERZAS PARA RENDIRNOS!!!

El post de hoy se lo dedicamos a Lola, que nos sigue y anima desde el principio. Va por ti.