CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

domingo, 3 de junio de 2012

Día 28: Llueve sobre mojado (Trabajar en Suiza)

Hay tres cosas que las personas que habitan en Suiza hacen a diario (además de trabajar).

Primera: mirar el tiempo.
Aquí ayer hacía 30 grados, un calor increíble. Hoy lleva todo el día lloviendo. Cada día cambia, tanto la temperatura como el clima, radicalmente. En un mismo día puedes estar sudando en manga corta y por la tarde coger la chaqueta por que hace frío.

Segunda: ver el cambio euros vs francos.
Esto lo hacen sobre todo los “frontaliers”, que son aquellas personas que viven en Francia pero trabajan en Suiza (es mucho más barato vivir en Francia). Lo hacen porque ellos viven con euros, pero trabajan con francos. Hoy el franco está a 1,20 respecto al euro, de modo que si una persona gana 5.000 francos, en su banco francés ingresa 4.167 euros. El año pasado, 1 euro equivalía a 1,65 francos, de modo que lo que esas personas ingresaban en sus cuentas francesas (o españolas) eran 3.030 €. Es curioso que teniendo el mismo sueldo, y los mismos gastos mensuales, pueda haber una diferencia de más de 1.000 € mensuales entre un cambio y otro.

De hecho, los bancos permitían bloquear un ingreso. Esto significa que tú podías mandar a tu banco suizo que hiciera una trasferencia mensual para todo el año a tu banco francés, basándose en el cambio que hubiera justo en el día en que “bloqueabas” esa cuenta. El cambio llegó a estar a 1 euro= 1,01 francos. Seguro que todos habéis hecho las cuentas… si gano 5.000 francos, me ingresan 5.000 euros. Así es! He dicho que lo permitían por que han decidido fijar como mínimo de cambio a 1,20. De este modo el franco no se devalúa frente a nuestro querido euro.

Tercera: la tercera cosa que hacen es mirar la gasolina.
Mientras que en Suiza el litro de diesel ronda los 1,65 €, en Francia puedes encontrarla por 1,33 €. Cada día cambia y una misma estación de servicio puede sufrir cambios considerables.

Todo esto que parece un lío tremendo, se resuelve teniendo aplicaciones en los móviles. Os sorprendería saber la cantidad de apps que hay para gestionar estos cálculos.



Ayer, en el grupo de Facebook surgió un debate interesante. Uno de los miembros, Damián, colgó varias noticias que relataban la actual situación económica española. Estas noticias, eran evidentemente negativas.

¿Lo hacemos para auto convencernos de que hacemos bien en emigrar de nuestro país?

Otro de los miembros, Paola, no estaba del todo de acuerdo con la publicación de estas noticias que todos conocemos y cuya carga negativa puede minar aún más si cabe nuestra maltrecha moral.

¿Lo hacemos porque si nos invadiera lo negativo sería demasiado duro de sobrellevar?

Es un grupo abierto y todos y cada uno de los componentes son libres de expresar aquello que piensan. Habrá los que vean necesario el “no mirar para otro lado”, y habrá los que necesiten hacerlo y enfocarse en lo positivo.

Como nosotros tenemos nuestro particular pensamiento, os lo vamos a transmitir.

Pensamos que sí, que la situación es grave, que cada día está peor y que sólo Dios sabe en que desembocará la maldita crisis mundial y en especial la española,  que es la que palpamos a diario.

Pero… preferimos enfocarnos en lo positivo.


Nuestra particular idiosincrasia, nos empuja a “elegir” la segunda postura. Lo malo ya lo conocemos. Vamos a centrar nuestra energía en lo bueno. Como más positivos seamos, más proyectaremos esa energía, para que cosas buenas nos vengan. Esto que comentamos no es espiritual, es la realidad.

Por ejemplo: conocéis un nuevo grupo de amigos y hay uno que no para de quejarse por que en el trabajo las cosas andan muy mal, que su jefe lo maltrata, etc. Dentro del mismo grupo hay una persona “parece” alegre, divertida, que se toma la vida con humor y prefiere vivir ese momento al máximo y disfrutarlo, y ya mañana pensaré en el trabajo.

El segundo piensa que: “no hay mal que cien años dure”, mientras que el primero contesta que: “…y no hay que cuerpo que lo resista”.

Probablemente esas dos personas tienen los mismos problemas, pero cada uno los “gestiona” de diferente modo. Nosotros, somos los que estamos en esa cena de amigos “intentando” disfrutar ese momento, pensando que siempre que llueve… para.

Después de comentarlo entre los dos creemos que hay personas que actúan de un modo u otro en función de lo que necesitan para sobrellevar ese mal momento.

Unos necesitarán desahogar su frustración, otros necesitarán obviar la realidad. Todo con un mismo fin, tirar hacia adelante.

Nos enviáis muchos mensajes de ánimo y a veces se nos olvida que vosotros también vivís la misma situación complicada, así que desde aquí queremos enviaros ánimos a todos los que no estáis pasando un buen momento, teniendo la absoluta convicción de que lo superaréis, porque siempre que llueve… para.




El post de hoy se lo dedicamos a Damián y a Paola, por compartir emociones con respeto y bajo una misma bandera, la de las personas que luchan por seguir adelante, cada uno a su manera.