CONTACT:

CONTACT:
Este blog narra la historia de dos hermanos que el 7 de mayo de 2012 decidieron emigrar a Suiza para buscar un futuro que en España, se nos niega. El día a día de cómo buscar trabajo, vivienda, seguros médicos, etc. A nuestro paso nos encontramos con trabas esperadas (idioma, cultura, etc.) y otras inesperadas (desmotivación, ansiedad, frustración, etc.). Esperamos que nuestra historia sirva de ayuda a los miles de personas que se sienten identificadas con nosotros. CONTACT: info.mevoyasuiza@gmail.com

viernes, 1 de junio de 2012

Día 26: Propicios días (Trabajar en Suiza)


Hemos recibido varios mails de apoyo (muchísimos), donde se nos dice que no decaiga el ánimo. Parece que por nuestras palabras se desprende que estamos un poco apagados o decepcionados con la búsqueda.

A todas esas personas, además de darles las gracias por enviarnos su energía positiva, decirles que:

Armando está feliz como una perdiz, con su nuevo trabajo, sus compañeros y el momento que vive.

Alberto, está motivado como el caballo de Atila, que por donde pasa no crece la hierba. Bien es cierto que uno se empieza a poner nervioso al ver pasar las hojas del calendario y no ver resultados, pero somos conscientes que para recoger, hay que sembrar.

Alberto escribió un mail a su mujer el otro día, diciendo que la única cosa que le puede “afectar”,  es la distancia con la familia, máxime teniendo una niña, o mejor dicho, un tesorito de dos años. Es normal tener esa añoranza y sentir momentos de flaqueza. En esos momentos nos vamos a la página de www.eginebra.com y nos leemos el artículo que tuvieron a bien dedicarnos: “Españoles con coj…”. Pues eso, con un par!!!

Dicho esto, tenemos una moral de hierro y somos cabezones y testarudos como nadie, así que como decía Chanquete: “de aquí no nos moverán”.

Hoy hemos estado con nuestra amiga Abi en el “Parc des Bastions” que es, sencillamente espectacular. Es un parque precioso tipo “Central Park” donde la gente va a relajarse, pasear, tomar algo e incluso a hacerse una barbacoa en el césped!!!

Una cosa que nos ha llamado poderosamente la atención, son unos tableros gigantes de ajedrez, con sus fichas enormes. Los peones miden unos 40 cm y las piezas reales sobre los 70 cm. Esta medida está tomada a “ojímetro”, que nunca falla.

Lo encantador del lugar es que las piezas no están sujetas al suelo, si no que se pueden mover. De hecho, cuando hemos llegado, todos los tableros estaban ocupados por gente como vosotros y como nosotros, que habían decidido echar una partidilla, o mejor dicho, una “partidaza” de ajedrez en el parque. Superchulo!!!

En este mismo parque encontramos la Universidad, y el famoso “Mur des Réformateurs”. Justo en esta zona hemos podido contemplar una clase de danza brasileira de una cuadrilla de unas 20 personas. Estaban practicando la Capoeira con un cuarteto tocando y cantando con los instrumentos tradicionales de este arte.

Tanto Armando como yo, íbamos diciéndonos el uno al otro lo mucho que les gustaría a nuestras mujeres estar aquí (en circunstancias de ya tener trabajo, claro está). Armando se ha puesto a hacer fotos como un loco para el blog.

CURIOSIDAD: ¿Es tan caro vivir en Suiza? Bueno, relativamente. Nos hemos tomado cada uno una Coca-Cola y nos han pasado una receta de 10 francos. Esa misma lata de Coca-Cola en el supermercado vale 0,65 francos. Vaya, que le revierten el  800%. Es por este motivo por el que decimos que es “relativamente” caro vivir aquí. La vivienda está disparada de precio, pero en el día a día… donde se va el dinero es en el ocio.

Mira si llegan a ser amables los suizos, que proporcionan wifi gratis en todo el parque. Que majos!

Alberto tiene previsto para el día 5 de junio (que es justo el día de su 36 cumpleaños) viajar a España por unos días para resolver unos temas de papeleo y ver a la family. Está como loco por ver a su mujer y a su peque, así que: “Cariño, con la primera luz del quinto día, mira al Este y espera mi llegada”. Jejeje.

Armando tiene previsto… seguir trabajando que ya es mucho!



El post de hoy se lo dedicamos a Andrés, Luisa y su prima Isabel, que nos han ayudado antes de venir, y ahora siguen haciéndolo. Un besote!